Páginas vistas en total

miércoles, 31 de agosto de 2011

LOS QUE SIEMBRAN CON LAGRIMAS, CON REGOCIJO SEGARAN.



Cuando estamos en el centro de la voluntad de Dios, no podemos hacer otra cosa más que obedecer su voz. "Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, son hijos de Dios" Romanos 8:14. En este estilo de vida, no dudes que Dios te pedira hacer cosas que en la carne no estas dispuesto hacer; pero como decidiste hacer su voluntad y no la tuya, tendras solo que obedecer a su voz. Por consiguiente hacer la voluntad de Dios, implica no hacer las cosas a tu manera, sino a la manera de Dios, muy probablemente derrames lagrimas porque no entiendes lo que Dios te esta pidiendo hacer o posiblemente tus planes sean cambiados de la noche a la mañana, pero debes estar seguro que "Los que sembraron con lágrimas con regocijo segarán" Salmos 126:5.

En este proceso de ser guiados por el Espíritu no debemos razonar o tratar de entender, sino solo obedecer y llevar la semilla, porque aunque no veas el resultado de inmediato de lo que Dios te ha pedido hacer, con el tiempo él te dara la respuesta "Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla, pero al volver vendrá con regocijo trayendo sus gavillas" Salmos 126:6.

Solo debes esperar, no moverte y confiar en Dios "Los que confían en Jehová, son como el monte de Sión que no se mueven, sino que permanecen para siempre" Salmos 125:1.

Dios hace poco me pidio hacer algo que de hecho para mi no era lo correcto; pero Dios me dijo no contiendas conmigo, porque yo ponia uno y mil argumentos, solo obedece a mi voz, le dije esta bien Señor lo hare, pero dame el momento, el tiempo y lugar. Se trataba de decir unas cosas a un amigo las cuales para mi no era facil decir en mis propias fuerzas.

Lo que pude descubrir en esta misión departe de Dios, es que al haber dicho las cosas, fueron recibidas, Dios me dio el momento, lugar y el espacio, ¡ah! pero te cuento que antes de hacerlo tuve un poco de temor; pero le dije a Dios el perfecto amor hecha fuera el temor y por eso lo hare, porque tu me has hablado que lo haga.

Despues de haber hablado Dios me dio una paz profunda que hasta dormi como nunca antes lo habia hecho; la semilla fue sembrada, y también comprendi que no había otro tiempo porque el tenia que regresar a E.E.U.U.

Me puse un poco triste porque no se cuando lo volvere a ver; pero ayer buscando a Dios por la noche y orando por mi amigo, escuche la voz de Dios que me dijo: "LOS QUE SEMBRARON CON LAGRIMAS CON REGOCIJO SEGARAN". Y ahora en la mañana al escuchar una predicación, Dios me lo confirmo a través del predicador y solo pude pensar realmente:

"LOS QUE AMAMOS A DIOS, TODAS LAS COSAS NOS AYUDAN A BIEN"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tus comentarios aquí.